¿Le quedan vacaciones pendientes a sus trabajadores antes del 31 de diciembre?

Asesoria-Empresa-VacacionesEl Estatuto de los Trabajadores establece una duración mínima de 30 días naturales de vacaciones, que deberán disfrutarse en el año natural al que corresponda.

Este período de 30 días puede ser mejorado en Convenio Colectivo o en el contrato individual.

En el caso concreto de que un trabajador no haya trabajado durante todo el año, sólo tendrá derecho a los días de vacaciones que proporcionalmente le corresponda con el período trabajado. También los deberá disfrutar antes de finalizar el año natural que corresponda.

Las vacaciones son retribuidas y en ningún caso compensable económicamente, además se fijarán de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de acuerdo con lo establecido en los convenios colectivos sobre planificación anual de vacaciones.

Con carácter general, las vacaciones han de disfrutarse antes del día 31 de Diciembre, ya que en ningún caso se pueden acumular con las vacaciones del año siguiente, perdiendo el derecho a disfrutarlas.

Se produce una excepción en el caso de que un trabajador tenga que disfrutar de sus vacaciones retribuidas en una fecha distinta, aunque haya terminado el año natural al que correspondía el disfrute de las mismas. Siempre y cuando el disfrute de éstas coincida con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto, lactancia natural o con el período de suspensión del contrato de trabajo por maternidad o paternidad.

Actualmente, la Jurisprudencia del Tribunal Supremoestablece que un trabajador no pierde el derecho a las vacaciones anuales retribuidas, no solo en los casos específicos de Incapacidad Temporal que reconoce el Estatuto de los Trabajadores, sino que de forma general en cualquier situación de IT.

Leer más ...

¿Se pueden cambiar las funciones a un trabajador?

asesoria-laboral-cambio-funcionesActualmente hay más flexibilidad ante la posibilidad de cambiar las funciones a un trabajador  para así conseguir una adaptación más efectiva de la empresa a los cambios de mercado.

Antes de la reforma laboral existía una distinción entre los grupos profesionales, que son las titulaciones o aptitudes generales de los trabajadores.

Y las categorías profesionales, que se refieren a las distintas funciones o especialidades dentro de un mismo grupo.

Esta distinción ya no existe al haber sido suprimidas las categorías profesionales. De este modo la empresa puede adjudicar al trabajador cualquier función propia del grupo profesional al que pertenezca, sin necesidad de realizar algún tipo de trámite o requerimiento especial, a no ser que en el contrato de trabajo se especifiquen las tareas.

Por lo tanto, en el caso de cambiar las funciones al trabajador y no de grupo profesional, se podrá mantener este cambio durante el tiempo que se requiera, pagándole el salario que corresponda a las nuevas funciones, si es más alto, y sin necesidad de ascender al trabajador.

Para el caso de que el trabajador desarrolle funciones, tanto superiores como inferiores, que no corresponden a su grupo profesional, deberán existir razones técnicas u organizativas que lo justifiquen y por el tiempo imprescindible.

Con respecto al salario que debe recibir el trabajador, es el correspondiente de las nuevas funciones, siempre y cuando sea más alto. En el caso de que correspondiese un salario más bajo se mantiene la retribución de origen sin poder aplicársele la reducción.

Si las funciones son superiores a las correspondientes de su grupo profesional, el trabajador tiene derecho a reclamar el ascenso a tal grupo, siempre y cuando esta situación dure más de seis meses en un período de un año o de ocho meses en un período de dos años.

Para realizar cambios de funciones a trabajadores es conveniente que se cuente con una buena asesoría de abogados expertos.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Log in

create an account