El fin a las declaraciones hechas a mano

Asesoria abogados empresas franquicias declaraciones telematicasComienza la campaña de Renta y los impresos hechos a mano dejarán de ser aceptados por la Agencia Tributaria, por lo cual se va a ampliar el servicio de cita previa para los contribuyentes que el año pasado presentaron sus liquidaciones a través de impresos rellenos a mano.

Estos contribuyentes podrán acudir al servicio de cita previa incluso cuando no cumplan los perfiles para el acceso a este servicio, por incumplir alguno de los requisitos que establece la Administración Tributaria, como el de ejercer una actividad económica y contar con más de un inmueble arrendado.

Así, a partir del 1 de Abril, para solicitar cita previa, deberán llamar al teléfono que se establezca para este servicio. Además, la Agencia Tributaria les remitirá una cartaindividualizada con la información de las novedades, las opciones de las que disponen para solicitar la cita previa y la documentación que deberán llevar consigo para realizarles la declaración del IRPF.

Por tanto, tendremos las siguientes alternativas para presentar la declaración de Renta:

• A través de internet (necesario tener firma digital o DNI  electrónico).

Mediante cita previa.

• A través del Programa Padre (descargándolo de internet, cumplimentándolo, imprimiendo el documento resultante y presentándolo en las oficinas de la Agencia Tributaria o en una entidad colaboradora

Leer más ...

Declaración de la Renta 2012 en casos de: desempleo, cambio de empresa y pluriempleo

Declaracion renta consejosSi ha percibido retribuciones por parte de más de un pagador, deberia tener en cuenta las siguientes consideraciones para la declaración de la renta de 2012.

Habitualmente, se perciben retribuciones por más de un pagador, cuando después de una parte del año trabajando se percibe la prestación por desempleo, ha cambiado de empresa,  está empleado en más de una empresa o ha capitalizado el paro.

Se tributaráen ladeclaraciónde larenta entre otros, por los rendimientos íntegros del trabajo, que son aquellas prestaciones dinerarias o en especie que derivan de la relación laboral entre empleado y empleador.

Cada vez es más habitual encontrarnos con situaciones en las que un contribuyente percibe prestaciones de dos pagadores y por tanto tributa en el IRPF con las condiciones para dos pagadores.

La diferencia de tener uno o dos pagadores es clave, ya que cuando existe un único pagador, surge la obligación de tributar a partir de los 22.000 euros de retribución.

Sin embargo,  cuando aparece la figura del segundo pagador, la obligación de tributar se establece a partir de 11.200 euros de retribución salarial. Hablamos de segundo pagador, aunque también se aplica este límite a todas las situaciones dónde existan dos o más pagadores.

Se considera que se han recibido rentas de dos o más pagadores siempre que se reciban por parte de diferentes números de identificación fiscal (NIF).

Tributaremos en el IRPF cuando existan dos o más pagadores, a partir de los 11.200 euros (teniendo en cuenta las percibidas por ambos pagadores), de ganancias por la retribución salarial siempre que la retribución percibida del segundo y siguientes pagadores supere 1.500 euros anuales.

Las retribuciones percibidas por el servicio público de empleo, también se considera rentas del trabajo y como tales, tendremos que tener en cuenta en la declaración del IRPF, además si durante el año hemos recibido prestación por el servicio público de empleo y de un empleador, se tendrá en cuenta la figura del segundo pagador.

El servicio público de empleo, apenas realiza retenciones, debido a esto, la declaración de la renta se verá penalizada, saliendo habitualmente en estos casos “a pagar”.

Las personas desempleadas que habiéndose establecido como autónomos y perciban la prestación por desempleo en un único pago, estarán exentos de tributar en el IRPF hasta el límite de 15.500 euros, cuando la prestación recibida se destine a la creación de una actividad empresarial durante un plazo de cinco años.

Sin embargo, a partir de enero del 2013, quedan exentos de tributar en el IRPF por la totalidad de la prestación recibida, cumpliendo las mismas condiciones que hasta ahora, es decir, destinar la prestación a la creación de una actividad empresarial, que se mantenga viva durante al menos cinco años.

Esta medida, no tiene efectos de aplicación en la declaración del IRPF del 2012, sin embargo podrá aplicarse para la declaración de la renta del 2013 y siguientes.

Otra de las situaciones que da lugar a dudas es aquella en la que una empresa absorbe a otra y mantiene a los empleados con las mismas condiciones. En este caso, aun habiendo un cambio del NIF si se respetan las condiciones que ese trabajador tenía en la empresa absorbida, tales como antigüedad, salario, retenciones practicadas, etc. podrá no considerarse como un segundo pagador.

A modo de resumen, como norma general, el límite para que surja la obligación de tributar es de 22.000 euros. Este límite se aplica cuando exista un único pagador o cuando las retribuciones percibidas por el segundo o siguientes pagadores no superen 1.500 euros.

Cuando las retribuciones recibidas por el segundo o siguientes pagadores superen el límite de 1.500 euros, surgirá la obligación de declarar a partir de 11.200 euros de retribución bruta.

Este artículo es de carácter informativo, cada caso particular deberá ser estudiado de modo individual por un abogado o asesor fiscal.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Log in

create an account