Si un cliente no paga, recupere el IVA y reduzca su Impuesto sobre Sociedades

  • Escrito por 
  • Publicado en Blog de Asesoría
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
  • Imprimir
  • Email

asesorias-de-empresas-fiscalCuando alguno de nuestros clientes no haya pagado una deuda, debemos dotar un deterioro de valor por las deudas no cobradas, lo que generará un mayor gasto y por lo tanto una menor tributaciónen el Impuesto sobre Sociedades, siendo también posible recuperar el IVA repercutido en dicha operación.

El deterioro de valor de créditos comerciales tiene como finalidad: corregir el valor de las cuentas deudoras, clientes, estas correcciones se hacen cuando se tiene conocimiento de una posible pérdida.

En su balance, puede encontrarse deudas en diferentes estados, las que han sido pagadas, las impagadas, las que le han pagado de forma parcial, etc.

Para considerar una operación como no cobrada, se debe tener en cuenta por ejemplo que la operación no esté avalada, siendo así, transcurridos seis meses desde la fecha de la operación, si no hemos percibido el importe de la deuda podemos rectificar la factura, anulando el IVA repercutido.

A través de esta práctica, se recupera una parte del impuesto, tributando en  la declaración trimestral por un menor IVA repercutido.

A 31 de diciembre se comprueba el deterioro de valor, lo que hace que se pueda contabilizar un gasto por su deterioro, que se corresponde con la cantidad que el cliente tenga pendiente de satisfacer.

Para dotar un deterioro de valor a 31 de diciembre, es imprescindible que hayan transcurrido al menos seis meses desde la fecha de vencimiento en que se debiera haber efectuado el cobro.

Lo normal, es que se contabilice el deterioro una vez rectificada la factura y recuperado el IVA, ya que se debe tener en cuenta que cuando rectificamos la factura debemos descontar el IVA del saldo del cliente; por lo tanto el saldo del cliente  incluye únicamente la parte del principal de la operación.

Si tiene una gran empresa, para recuperar el IVA, tendrá que esperar un año desde la fecha en que se realizó la operación y que por lo tanto es la fecha de devengo del derecho de cobro.

Por esta razón, a 31 de diciembre, podrían existir cuentas de clientes que pudieran contabilizarse como un deterioro de valor sin haber recuperado el IVA. En estos casos, debemos prestar atención ya que al cierre de la contabilidad, no se puede contabilizar un deterioro de clientes que supere la cifra real.

Para seguir una correcta actuación, se proponen las siguientes pautas:

A 31 de diciembre, si han pasado seis meses de la fecha de vencimiento de la deuda, contabilizamos el deterioro de valor correspondiente, por la cantidad de la deuda pendiente de satisfacer; IVA incluido, ya que este aún no ha sido recuperado.

Una vez transcurrido el año, desde el devengo de la deuda, es decir, una vez transcurrido un año desde el momento en el que se realizó la operación, se debe minorar el saldo del cliente por el importe del IVA; además de contabilizar un ingreso por el mismo importe que se minore el saldo del cliente, es decir, por el IVA. La contabilización del ingreso, sirve para compensar el mayor gasto que se reflejó en la contabilidad al hacer el deterioro de valor de una forma anterior a la recuperación del IVA.

Es importante por lo tanto, tener en cuenta que cuando alguno de los clientes no haya pagado la deuda pendiente, se podrá recuperar la parte del IVA que esté pendiente de satisfacer.

Además, la contabilidad exige una revisión a 31 de diciembre, para reflejar los deterioros de valor que hayan surgido de aquellos créditos a cobrar.

Entonces, se permite la recuperación del IVA, una vez transcurridos seis meses desde la fecha en que se realizó la operación o un año en el caso de grandes empresas. Por otro lado, se podrá contabilizar el deterioro de valor, una vez transcurridos seis meses desde la fecha de vencimiento de la deuda, mediante el deterioro de valor, se da un mayor gasto, lo que minora la base imponible del Impuesto de Sociedades.

A la hora de realizar el deterioro de valor, se debe tener cuidado de no contabilizar un deterioro superior. Por ello, sobre todo las grandes empresas prestarán mayor atención y si realizan el deterioro de valor antes de la recuperación del IVA, después tienen que dar un ingreso para compensar la parte del deterioro de valor que han dotado de forma superior.

También se debe comprobar que las cuentas de clientes, una vez recuperado el IVA, estén minoradas en dicho importe; ya que, cuando el IVA se haya recuperado, no podrá cargarse al cliente, como importe de la deuda, siendo esta únicamente el principal, IVA no incluido.

iusQuality

iusQuality es la división de asesoría de empresas fiscal, laboral y contable de la  Consultora Grupoius, Abogados y Asesores de Franquicias y Empresas  expertos en la creación, gestión, crisis y expansión de negocios desde 1994.

Sitio Web: www.iusQuality.com

Log in

create an account